¿Querés ser tutor?

¿Qué hace un tutor?

Un tutor es un estudiante avanzado de alguna de las carreras de FAMAF, que busca favorecer la permanencia de los estudiantes de primer año en la Facu.

¿Qué convocatorias hay actualmente?

TUTORÍAS PROMINF

Requisitos: Estudiar Lic. en Computación con segundo año aprobado.

Disponer de 4 horas por semana (16 horas mensuales) para asistir a clases prácticas junto a los estudiantes y/o organizar talleres dirigidos a estudiantes de primer año.

TUTORÍAS PROFOIN

Requisitos: Estudiar cualquier carrera de FAMAF, con segundo año aprobado.

Disponer de 4 horas por semana (16 horas mensuales) para asistir a clases prácticas del Curso de Nivelación junto a los estudiantes y/o organizar talleres dirigidos a estudiantes.

¿Cómo debo inscribirme?

Presentando el CV por mesa de entradas de la Facu en el horario de 8 a 13 horas hasta el día 28 de mayo (Prominf) y hasta el día 30 de mayo (Profoin).

¿Cuál es la asignación que se recibe por la tarea de tutor?

$1900 mensuales

¿Qué otras ventajas tiene realizar una tutoría?

Es un antecedente académico importante ya que demuestra la experiencia de haber establecido una relación con estudiantes y docentes de la Facultad y haberse desempeñado en una tarea concreta relacionada a la orientación universitaria.

Más información en:

http://www.famaf.unc.edu.ar/wp-content/uploads/2018/05/RCD_99-2018_Promif.pdf

¡¡ Te esperamos !!

Área de Inclusión Educativa-SAE-FAMAF

¡En China 2018! El equipo GRACIAS DEMETRIO salió primero de la zona sur sudamérica

El sábado 11 de noviembre se desarrolló la competencia regional clasificatoria para el Mundial de Programación. En una contienda intensa, donde minuto a minuto las posiciones iban cambiando entre los equipos que ocuparon los primeros lugares, el equipo de FAMAF terminó liderando su zona y quedó segundo en la regional.

Tanto el equipo local como el equipo de San Pablo, que ganó la regional lograron, al cabo de las cinco horas que duró la competencia, resolver once de los trece problemas. Sólo una penalización en los últimos instantes arrancó a nuestros representantes del primer puesto. Para tomar dimensión del alto nivel demostrado, vale la pena mencionar que el equipo que alcanzó la tercera posición sólo resolvió nueve problemas. Para graficar la mínima diferencia que hubo entre la performance de ambos líderes, el entrenador de GRACIAS DEMETRIO, Martín Rodríguez, señaló que “es como si se patearan cuarenta penales y termina perdiendo el que erró uno solo”.
El Mundial de Programación (la ICPC – International Collegiate Programming Contest) está organizado por la Association for Computing Machinery​, una de las instituciones más prestigiosas a nivel mundial que promueve la educación, desarrollo e investigación en Ciencias de la Computación. En mayo de este año el equipo de FAMAF se ubicó en segundo lugar detrás de la Universidad de la Habana. En esa oportunidad Matías Tealdi ocupaba el rol de entrenador. Pero durante el camino recorrido hacia China 2018 dicho lugar fue ocupado por Martín Rodríguez quien antes integraba el equipo. En su reemplazo ingresó Ezekiel Carranza, un novel alumno de la Licenciatura en Ciencias de la Computación quien junto a Luis Ferroni (alumno de la Licenciatura en Matemática y abanderado de nuestra Facultad) y el experimentado Matías Hunicken (Licenciatura en Ciencias de la Computación) completa los nombres del team.
Recordemos que un equipo sólo puede presentarse dos veces al certamen y el año que viene, en su última oportunidad, GRACIAS DEMETRIO va por la revancha.

Posiciones

 

Jornada de Puertas Abiertas en FAMAF

La Facultad de Matemática, Astronomía, Física y Computación ABRE SUS PUERTAS.
El viernes 20 de octubre, a partir de las 15 horas, se llevará a cabo la Jornada de Puertas Abiertas.
El evento tiene por objetivo generar una instancia en la cual los interesados en cursar las Carreras que se dictan en FAMAF puedan interiorizarse sobre sus características.
A tal efecto, se han diagramado distintos espacios interactivos (laboratorio de física, computación, astronomía, matemática) para que, a través de prácticas relacionadas con los diferentes contenidos académicos, se brinden elementos que permitan responder todas las inquietudes.
El recorrido, que comenzará a las 15 horas con una recepción en el Aula Magna por parte de las autoridades de la FAMAF, estará estructurado en varias postas relacionadas con prácticas profesionales, contenidos académicos y espacios vinculados a la vida universitaria. Al completar este trazado, los futuros ingresantes tendrán una idea acabada en relación al cursado específico de las materias, la salida laboral, los distintos programas de apoyo que dispondrán (becas, tutorías, etc.) y los diferentes espacios físicos que constituyen nuestra infraestructura edilicia.

Por cuestiones de logística se solicita, en caso de asistir con grupos numerosos, anticipen su presencia al correo sae@famaf.unc.edu.ar

Homenaje al Dr. Sergio Dain

El lunes 2 de octubre a las 12 horas se colocará una placa en memoria del Dr. Sergio Dain, docente e investigador de esta Facultad, quien falleciera a comienzos de 2016. En dicha oportunidad se realizará un pequeño acto en el pasillo al frente del Aula 27.

El Dr. Dain fue profesor asociado de la FAMAF, miembro del grupo de Relatividad y Gravitación e investigador independiente del CONICET.
A pesar de que nos dejara cuando aún se encontraba en la juventud, nos legó una importante trayectoria académica con reconocimientos que trascendieron las fronteras nacionales. Pero probablemente su mejor herencia haya sido el compromiso constante que demostró con sus alumnos y colegas, su ánimo alegre y su generosidad como persona.

Egresado de la Escuela Superior de Comercio Manuel Belgrano, Sergio Dain cursó sus estudios de Física en nuestra Facultad, alcanzando el título de Doctor en el año 1999. Continuó sus investigaciones en el Instituto Max Planck dentro del AEI (Albert Einstein Institute), en Golm, Alemania. En el año 2006, luego de un intento fallido en el 2002, regresó a nuestro país en el marco de una política de repatriación de científicos argentinos en el exterior.

Fue también el impulsor de los Seminarios Informales, que aun se desarrollan en la FAMAF, espacio que se propuso como un ámbito para reflexionar sobre diversas temáticas que trascienden los límites de la Física como disciplina: “Hace varios años en nuestras mesas de almuerzo, allá bajo el árbol del bar de Filo, los temas de conversación en que nos enfrascábamos nos excedían, como suele ocurrir. Entonces nuestro amigo Sergio propuso que organicemos algunos seminarios totalmente informales, invitando gente que sí sepa sobre los temas que nos interesaban, para que nos den una charla y discutamos entre amigos. La propuesta cobró fuerza poco a poco y surgieron los primeros seminarios informales. Hoy Sergio no está y los que quedamos queremos rescatar la idea y la actividad de los seminarios informales, así es que lanzamos esta página.” lo recuerdan en el sitio.

Fue una persona inquieta y un pensador lúcido de nuestro tiempo. Son recordadas sus columnas para la Gaceta Cultural Deodoro, en la página 11, donde recorría un sinnúmero de problemáticas de la sociedad contemporánea a través de un enfoque absolutamente personal y erudito. 

Sergio Dain falleció el 24 de febrero del año 2016.

Los invitamos a acompañarnos el próximo lunes en el recordatorio de este entrañable compañero de nuestra casa.

Donación Voluntaria de Sangre en FAMAF (Banco de Sangre – Hemoderivados)

El jueves 14 de septiembre a partir de las 8:30 hs y hasta las 11:30 se llevará a cabo en nuestra Facultad una Jornada de Donación Voluntaria de Sangre. El evento está organizado por el Banco de Sangre de la UNC.

Como es habitual, las extracciones de sangre se realizarán en la Sala de Estudio que se encuentra al costado de la Biblioteca de FAMAF.

Antes de venir a donar hay que tener en cuenta las siguientes indicaciones:

  1. Concurrir con DNI.
  2. Tener entre 18 y 65 años.
  3. Estar en buen estado general de salud.
  4. Pesar más de 50 kilos.
  5. Estar bien descansado (dormir al menos 6 horas la noche anterior).
  6. Haber cenado bien la noche anterior (puede ser una cena con contenido graso).
  7. NO venir en ayunas total. Quienes concurran por la mañana, pueden tomar TÉ, CAFÉ O MATE SIN LECHE, comer tostadas de pan con mermelada, frutas, jugos de frutos y/o gaseosas, cereales (NO consumir lácteos ni galletas, tampoco criollos ni facturas).
  8. Quienes donen después de mediodía, pueden desayunar temprano normalmente (lo fundamental es tener 6 horas de ayuno de grasas al momento de la donación) y al mediodía, deben almorzar algo liviano que no contenga grasas (verduras crudas o hervidas, frutas, fideos sin salsas, sin quesos ni aceites, arroz hervido, carne magra, pollo sin piel, pescado a la plancha, media lata de atún al natural, se pueden tomar jugos y gaseosas). Esto es FUNDAMENTAL ya que quienes tengan muchas horas de ayuno, no podrán donar.
  9. Venir con ropa cómoda y fácil de arremangar.

Donar sangre es salvar vidas.

FAMAF en la Muestra de Carreras Ingreso 2018, del 5 al 8 de septiembre

Como ya es tradicional, a comienzos de septiembre se realiza la Muestra de Carreras en nuestra Universidad. Es una excelente oportunidad para que, aquellos que comienzan a delinear sus vocaciones, tengan mayores elementos para tomar sus decisiones.

Nuestra Facultad, a través de su Secretaría de Asuntos Estudiantiles, participa activamente del evento para lograr que las miles de personas que transitan a diario por el Pabellón Argentina tengan un espacio en el que sus inquietudes puedan ser atendidas.

En este sentido, FAMAF ofrece tres puntos de encuentro para que los interesados en conseguir información se nutran de elementos que les permitan armarse una idea, en definitiva, de su futuro (como estudiantes y posteriormente como profesionales /investigadores/):

  • Stand de FAMAF – Abierto durante las cuatro jornadas en el horario de 10 a 19 hs. Allí encontrarán personas idóneas con la información necesaria en relación a las distintas carreras que se dictan en la Facultad, sobre la futura inserción laboral y en torno a los diferentes programas de Becas que apoyan y apuntalan la vida de los estudiantes universitarios.

  • Charlas sobre las profesiones – Profesores y estudiantes universitarios de cada carrera contarán sobre el campo de acción de la profesión desde sus experiencias y recorridos.

    1. Matemática (Profesorado y Licenciatura) 14 a 15:30 hs. en el Hall de Relaciones Internacionales, Pabellón Argentina. Miércoles 6 de septiembre.

    2. Física (Profesorado y Licenciatura) 10 a 11:30 hs. Hall de Relaciones Internacionales del Pabellón Argentina. Jueves 7 de septiembre.

    3. Astronomía 14 a 15:30 hs. Sala 1 Salón de Actos Pabellón Argentina. Viernes 8 de septiembre.

    4. Ciencias de la Computación 15:30 a 17 hs. Sala 1 Salón de Actos Pabellón Argentina. Viernes 8 de septiembre.

  • Prácticas de la Profesión – Estudiantes avanzados y egresados de cada carrera presentarán la profesión desde actividades y producciones referidas a problemas y situaciones concretas de la práctica profesional

    1. Astronomía/Física (Profesorados y Licenciatura) 11:30 a 13 hs. Carpa “A” Patio de las Palmeras, Pabellón Argentina. Jueves 7 de septiembre.

    2. Matemáticas/Ciencias de la Computación 14 a 15:30 hs. Carpa “A” Patio de las Palmeras, Pabellón Argentina.

Para más información ingrese a nuestra web famaf.unc.edu.ar

Nuestros teléfonos: 3515353701 int. 41460 (Despacho de Alumnos) 41261 (Secretaría de Asuntos Estudiantiles)

Medina Allende s/n – Ciudad Universitaria

Córdoba, Argentina.

Igualdad de género en el ámbito académico-científico: Maite Rodigou Nocetti en FAMAF

El 29 de junio el Espacio Interclaustro de Género, constituido desde mediados del año pasado a través de reuniones e intervenciones institucionales, inauguró su reciente conformación como Comisión de géneros y diversidad con la realización de una Charla-Debate protagonizada por la Magister Maite Rodigou Nocetti.

Situaciones

La charla comenzó con una intervención de los propios organizadores que, distribuidos en el auditorio Enrique Gaviola, fueron levantándose de sus asientos, de a uno, para ejemplificar las desigualdades con situaciones que se vivencian cotidianamente. Una becaria relegada al rol de servir café o tomar notas; la falta de un lactario que obliga a alimentar a los lactantes en sitios como por ejemplo un baño; los fuertes prejuicios sobre los roles naturales y diferenciados que deben cumplir hombres y mujeres en relación a sus hijos; la propia formulación de los ejercicios al interior de cada cátedra, siempre centrados en hombres; la escasa inclusión de la población trans en todos los claustros. Situaciones que, con diferente intensidad y variado nivel de explicitación, reflejan estructuras de dominación  de las cuales no somos del todo conscientes pero sobre las que, sin duda, instancias como la propuesta del Espacio de Género permiten evidenciar.

Utilizando la intervención inicial como disparador, Maite Rodigou Nocetti comenzó a exponer algunas aristas de la investigación que desembocó en el libro Trabajar en la Universidad (Des)Igualdades de Género por Transformar, presentado en abril del año 2012 en la UNC y que la transformaron en un referente en la cuestión de género a nivel nacional (en la actualidad se desempeña como coordinadora del Área de Feminismos, Género y Sexualidades de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la UNC).

División social del trabajo, división sexual del trabajo

“Cuando hablamos de género hablamos de un sistema social, un sistema sexógenero, que atraviesa instituciones, prácticas, normas y símbolos culturales” abrió la charla Maite Rodigou Nocetti y orientó de este modo la mirada hacia estructuras sociales ya generizadas que modelan las posibilidades de ingreso a determinados campos laborales: “estas actividades ya nos están esperando de alguna manera, y de esta forma vamos ingresando a ellas”. En este sentido, expresó, es preciso, previo a cualquier análisis más específico, considerar la dimensión sexual de la división del trabajo como anterior a la división social.

Ya dentro de los principios de división sexual del trabajo, se puede identificar como elemento unificador el tema de la reproducción. Las mujeres, históricamente, han sido recluidas al ámbito de la reproducción más que a la producción: la reproducción de nuevos sujetos humanos (parir y criar), la socialización de estos nuevos seres (reproducción de sujetos de/a una cultura), y la reproducción cotidiana en términos de alimentación, higiene, vestimenta.

El campo académico, como campo laboral de mayor complejidad en el que se da la producción de profesionales e investigadores a través de la enseñanza así como también la producción científica en sí misma, no se sustrae a estos principios de estructuración.

Formas sutiles de exclusión

En función de la división sexual del trabajo, entonces, se generan ciertos ámbitos laborales que “aparecen más claramente pertinentes o adecuadas a un género o a otro”. De esta forma  coexisten formas de aliento y desaliento hacia determinadas ocupaciones. La modalidad de aparición de desigualdades es lo que la antropóloga Marcela Lagarde denomina “formas sutiles de exclusión”, que son prácticas que, en el marco de cada institución, edifican “barreras”. Esto se evidencia en aquellas ocupaciones o territorios laborales en los que se desalienta la incorporación o permanencia, de acuerdo al género, a través de dichas barreras o “normas no explícitas”.

Hasta aquí, la delimitación de una lógica previa que determina en parte la estructura de un ámbito (el sistema sexogénero y su división sexual del trabajo), la existencia de territorios adecuados, y la presencia de formas sutiles de exclusión que se traducen en barreras al interior de dicho territorio y expresan las desigualdades de género.

En el campo

La investigación realizada por la Magister trabajó sobre la “percepción de las personas respecto de cómo transitan sus trayectorias laborales”. Con esa información, lograr comprender aquellas formas sutiles de exclusión.

A partir de los resultados obtenidos a través de una encuesta online, habiendo constituido una muestra representativa dentro de la UNC, se “logró distinguir cinco grupos, dos de ellos mayoritarios”. El primero fue denominado Haciendo Equilibrio constituido por “docentes que estaban en pareja, que transitaban bastante tensionados entre sus vidas familiares y la actividad académica”. El segundo, denominado Transitando sin Conflictos, integrado por docentes e investigadores de mayor edad “con cargos jerárquicos dentro de la escala docente y que, si bien tenían familias, esas actividades no estaban dentro de sus preocupaciones cotidianas”. Si bien el primero permitió identificar, cosa que también sería refrendada en la posterior etapa cualitativa de grupos de discusión, las “barreras” que evidenciaban desigualdades de género, el estudio sobre el grupo Transitando Sin Conflictos fue productivo en cuanto a la identificación y posterior exploración de aquello que puede denominarse como “un velo de igualdad”.

Velo de igualdad: meritocracia y desigualdades

La realización de mesas de discusión, en el marco de la investigación que dio lugar al libro, permitió conjeturar una práctica discursiva exitosa a la hora de encubrir las desigualdades de base. Se pudo identificar una “visión meritocrática, que ha sido muy estudiada como un fenómeno de las mujeres, bajo un velo de igualdad. Como les ha costado tanto, lo plantean como mérito propio y que todas podrían hacerlo si quisieran. Es no poder mirar el plano de la desigualdad de género por lo cual reproducen en sus accionares, desde sus cargos jerárquicos, esas mismas desigualdades. Eso es algo que en general lo podemos ver en los campos laborales, sobretodo cuando se ha dado en territorios más complejos”.

Cómo modificar lo que hay que modificar

La desigualdad de género es la matriz sobre la que se monta un grupo de prácticas. Desde las más evidentes (violencia de género, algunos tipos de acoso laboral) hasta las menos identificables (determinados discursos que nos transforman en “sujetos degajados, autónomos”). Resulta difícil visualizar las lógicas que estructuran los territorios, esos sustratos de desigualdades que construyen una realidad determinada. Y más aún, desbaratarlas. Se trata de representaciones y prácticas hechas cuerpo y que exceden el ámbito, incluso, de la propia institución. Pero sin duda, la Ciencia Social permite ir ganando terreno sobre lo naturalizado.

La investigación que realizó la Magister, junto a  Paola Blanes, Jacinta Burijovich y Alejandra Domínguez, permitió explicitar todo un abanico de arbitrariedades, exclusiones e inequidades de cuyo análisis surgieron una serie de propuestas concretas. Fue el puntapié inicial para la Defensoría de la Comunidad Universitaria, y para la reforma del régimen de licencias consagrado en la Ordenanza 02/2011. Pero fue también una flecha arrojada al horizonte cuyo blanco no se ha alcanzado aún. En nuestra propia Facultad, tan marcada por la noción del prestigio académico/científico/tecnológico, queda camino por recorrer.

En un momento de la charla Maite Rodigou Nocetti comentó el caso de una docente que descubría, a través del relato de otro participante en una de las mesas de discusión, el sistema inequitativo en el que estaba inmersa. El corpus que surge de la investigación es un argumento en el largo proceso de discusión que se viene realizando: “ es imprescindible conversar sobre algunas situaciones que no resultan gustosas para algunos, conversar con otros sobre otra forma de pensar las cosas”. Una modalidad para ir desnaturalizando lo arbitrario  y que como práctica, esta especie de tensión escéptica, nos va a ir permitiendo avanzar en contra de todo tipo de desigualdades, no sólo las de género.

Lic. Mariano Barsotti, Prosecretaría de Comunicación y Divulgación Científica de FAMAF

Dime a quién sigues y te diré qué prefieres

El martes 30 de mayo se llevó a cabo en el Aula Magna de FAMAF la presentación de la tesis de Licenciatura del hoy Licenciado Pablo Celayes. El trabajo final, Dirigido por el Dr. Martín Domínguez bajo cuya tutela la investigación supo acomodarse a diferentes obstáculos y emprender ciertos giros poco evidentes pero imprescindibles para lograr los resultados que la tesis alcanzó, indaga sobre cuestiones que definen en este tiempo no solo nuestra realidad personal, subjetiva, sino también procesos de construcción de la opinión pública y la conformación incluso de identidades políticas: las redes sociales.

Más que un dato de la realidad

A esta altura del partido, del que se juega en cualquier plataforma interactiva, ese en el que entregamos datos cada vez que hacemos un click o escribimos algo en un muro, ya todos más o menos sabemos que cualquier información podrá ser y será usada (a favor o en contra). Dejamos nuestras huellas de consumo inscriptas en monstruosos artefactos de almacenamiento. Algunos se inscriben en una posición de rango paranoica, otros se conforman con los datos que brindan seguros de que la información volverá en forma de una contrapropuesta mejorada, una recomendación precisa o una oferta muy difícil de rechazar. Pero en el ámbito de las redes sociales no sólo se expresan preferencias en el contenido de un posteo sino que se establecen relaciones (precisamente las que nos permiten hablar de redes) entre los distintos actores. El entramado resultante dibuja un espacio social virtual que define una especie de horizonte de sentido, un sentido común.

Diferentes y diferenciadas

En Argentina las dos redes sociales que aglutinan mayor cantidad de usuarios son Facebook y Twitter. Una de las mayores diferencias entre ellas, más allá del evidente límite de caracteres (ciento cuarenta) que tiene la red social del pajarito, es que cualquiera que pretenda seguir a alguien, puede acceder a todos los tweets (unidad de expresión de esa red social) de la persona/entidad. Facebook, en cambio, restringe, bajo diferentes modalidades, el acceso a las cuentas. El análisis de redes sociales que permite arribar a información clave para la toma de decisiones, de distinto tipo y para diferentes objetivos, depende del acceso a esos datos. Ya sea para comprender o manipular (o ambos fines: una manipulación exitosa depende en muchos casos de una acabada comprensión) permite dirigir, reorientar y simplificar los esfuerzos para impactar en un público determinado. Pero como Facebook brinda también esos servicios (microsegmentación) ejerce un control sobre los datos que residen de forma más o menos latente dentro del ámbito de aquello que denominamos preferencias. Y ese control que ejerce de la información que se genera a través de su plataforma, se lleva a cabo para evitar que puedan ser utilizados por potenciales competidores en la prestación de dicho servicio.

Por este motivo twitter ofrece menos resistencia al estudio de su conformación, estructura y contenidos para quienes intentan vislumbrar regularidades significativas.

Camino sinuoso

El flamante Licenciado en Ciencias de la Computación Pablo Celayes junto al Dr. Martín Domínguez, experimentaron, en los albores del Trabajo Final, esas dificultades. Pretendían desarrollar algún modelo predictivo, basado en análisis de contenidos, utilizando herramientas de Procesamiento de Lenguaje Natural (PLN), sobre las preferencias de los usuarios. Es decir, en base a lo expresado en posteos previos cuáles serían las preferencias que se podrían presumir dado un usuario determinado, hacer esto en forma masiva, para un gran número de usuarios. Frente a las dificultades que presentaba Facebook en el acceso a los datos que le interesaban, optaron por trabajar sobre Twitter. Primer ladrillo en el edificio de su objeto de estudio.

En ese proceso dialéctico que gobierna toda investigación, otro deslizamiento de la idea inicial fue pasar a segundo plano el análisis de contenido dada la dificultad constitutiva de Twitter en relación a la cantidad de caracteres. Es así que surgió una idea original para lo relacionado con las Ciencias de la Computación y que arrojó resultados verdaderamente asombrosos. Original para el ámbito de la computación porque en definitiva es algo habitual dentro del campo de la sociología: establecer mapa de las relaciones entre usuarios, un entramado social. Cada persona en twitter sigue a alguien que a su vez lo hace con otras personas/entidades, de ese modo se va tejiendo un sistema de relaciones que, de acuerdo a la perspectiva de análisis que se adopte, resulta más o menos significativa.

Denominado entonces como entorno social, construyeron un cuerpo de trabajo de dos grados de separación en relación a un usuario determinado (a quién sigo y a quién sigue a su vez la persona/entidad que yo sigo). Habitualmente la predicción de preferencias se realiza sobre el contenido textual manifiesto, pero en este caso se intentaba identificar si era posible predecir el comportamiento en base al entorno social al que se pertenece, tomando la acción de “seguir”, la acción de “twitear” y “retwitear” como una preferencia no textual. Y los resultados fueron asombrosos: se puede predecir con un 84 % de certeza que un individuo vaya a retwitear independientemente del contenido del tweet, solo determinado por el entorno social construido.

Epílogo de una pesquisa

El trabajo continuó luego en el intento de reducir aún más el riesgo estadístico utilizando herramientas de PLN y aprendizaje automático (machine learning). Pero el extraordinario hallazgo ya se había producido, con solo invertir el orden habitual que suele regular el análisis de redes sociales.

Al comienzo hablábamos de un “sentido común” como resultante de las interacciones en las redes sociales. El trabajo realizado por Pablo Celayes y dirigido por Martín Domínguez, resalta la importancia del entorno social en la determinación de preferencias. La mayoría de las veces las acciones no están determinadas por una mente que descifra, sino por una inercia que se deja llevar.

Lic. Mariano Barsotti, Prosecretaría de Comunicación y Divulgación Científica de FAMAF

Entre los mejores del mundo: FAMAF en la final mundial de programación

De izquierda a derecha: Matías Hunicken, Luis Ferroni y Martín Rodríguez

En instantes el monitor de la única computadora con la que cuentan emprenderá un movimiento en su pantalla que será la señal inequívoca del comienzo de la competencia. Tres personas, una sola computadora. “Cinco horas reloj, quince horas humano”, dicen ellos. El cronómetro marca cero pero en sus mentes la cuenta regresiva comenzó hace ya tiempo. Llevan meses, casi un año, preparándose para este momento. Pasaron dos instancias previas: el torneo Nacional de Programación, donde salieron primeros en FAMAF y segundos a nivel país, y la instancia Latinoamericana donde merced al cuarto puesto que alcanzaron dentro de su región (en la que competían con universidades de Argentina, Perú, Uruguay, Chile y Paraguay) clasificaron a la final mundial. La pantalla les planteará doce desafíos que deberán resolver en el tiempo pautado. Ni un segundo más. Allí se verá si los dos o tres días por semana que se han juntado a entrenar, más aún en las cercanías de una competencia, los consejos de su entrenador, Matías Tealdi, la exigente formación que han recibido en las distintas materias, los infaltables mates que se han tomado en cada una de sus reuniones para mantener la mente despierta y el contacto fluído, rendirán los frutos esperados. Pero ellos ya ganaron y lo saben: “el crecimiento intelectual que uno tiene al ejercitar y pensar estos problemas es tan grande que así sea que inmediatamente no consigas pasar de instancia, ganar, o no consigas un llamado de Google, el ejercicio que hiciste te dio una ganancia de la cual no te vas arrepentir” dice Luis Ferroni. Y esta idea, de que la vivencia de las distintas instancias competitivas que los llevaron a la Final Mundial ya ha justificado el esfuerzo, es percibida desde otro ángulo por Martín Rodríguez cuando dice que “hay otro plus no menor: en las competencias compartís con un montón de gente de otro lado tus experiencias, hacés amigos, es parte de la vida como universitario”.

Matías Hunicken, Martín Rodríguez (estudiantes de la Licenciatura en Ciencias de la Computación) y Luis Ferroni (estudiante avanzado de la Licenciatura en Matemática) son los tres representantes que tendrá la Universidad Nacional de Córdoba en la Final World de la ACM-ICPC, el próximo 20 de mayo, en una pequeña ciudad del Estado de Dakota del Sur, Rapid City, en la South Dakota School of Mines and Technology. La ciudad se ha hecho famosa por tener un monte, el Rushmore, en el que a principios del siglo pasado se esculpieron los rostros de cuatro presidentes de los Estados Unidos. La ICPC (International Collegiate Programming Contest) está organizada por la Association for Computing Machinery​, una de las instituciones más prestigiosas a nivel mundial que promueve la educación, desarrollo e investigación en Ciencias de la Computación. En torno a ella se dirigen los ojos de las megaempresas que precisan de programadores como nosotros de un café a media mañana: Google, Microsoft, Facebook, IBM, entre otras.

De medios y fines

No se llega allí por un simple acto de voluntarismo. El esfuerzo es apenas un tornillo del armazón que permite alcanzar la instancia final. La estructura se completa con un entrenador de experiencia en este tipo de competencias, formación académica de excelencia y apoyo institucional: “Matías Tealdi, que ahora está en Canadá, nos orientó mucho sobretodo al principio, cuando nuestro abanico de herramientas no era tan grande; él participó del certamen en el año 2010 y 2011” relata Luis Ferroni. En cuanto a la formación académica “lo que es por lo menos Argentina, FAMAF y la UBA están en buena posición; si bien la parte algorítmica no alcanza para llegar a una instancia mundial, sí te ayuda bastante. La UNR, los últimos años, ha mejorado mucho y logró ubicar equipos fuertes: eso viene de la mano que la Facultad está andando bien y que hay un ambiente de competencia” precisa Martín Rodríguez. Luis, quien además de Matemática ha comenzado a estudiar Computación, reafirma el concepto de sus compañeros  pero en relación a su propia carrera: “siento que la formación fue sólida, completa e integral.  Incluso cuando me metí en esto por primera vez, sentí que era útil, que Matemática me daba todas las herramientas mínimas como para hacer problemas difíciles de este tipo de competencias, que a veces sí son, aunque no parezca, bastante técnicos”. La posibilidad de contar con un matemático en el grupo ha permitido afrontar la variedad de problemas que se plantean en los certámenes con una ductilidad de la que no todos los equipos gozan: “hay cuestiones más abstractas y más lúdicas si se quiere, menos aplicadas a la vida real, que están más ligadas con conocimientos teóricos, en general más matemáticos que otra cosa. Y en mi  caso particular  ese es el tipo de problema adecuado, preferido”. Esto habla, también, de ciertos requerimientos institucionales, no sólo académicos, que contribuyen a crear una comunidad educativa que permite la colaboración complementaria entre campos disciplinares distintos. Algo de lo que FAMAF no carece.

Un referente en la Provincia de Córdoba

Históricamente la participación de Córdoba en la ICPC se centra en lo que sucede en FAMAF. Si bien “ha habido una sede en Río Cuarto y el año pasado participaron un par de equipos de la UTN, siempre han quedado en la instancia nacional” explica Martín. “No van porque no les interesa y no está bien comunicado qué representa para los estudiantes, sin embargo te abre las puertas al mercado laboral”. Sin ir más lejos, por haber accedido a la Final Mundial, los tres integrantes del equipo recibieron un mail de Microsoft convocándolos a una entrevista para una pasantía. La empresa IBM, de hecho, es sponsor este año de la competencia y seguramente pondrá el ojo sobre los nombres que surgirán de la competencia y pasarán a integrar el nuevo concierto de los programadores de nivel internacional.

Entrenar para este tipo de desafíos es también prepararse para superar los filtros laborales que en el futuro se les presentarán: “empresas grandes requieren personas que puedan producir ideas y la ACM es una fuente de gente idónea para hacerlo; incluso empresas como Google o Facebook realizan competencias con este mismo formato, problemas de programación de algoritmos y matemáticas”. La tendencia a implementar desafíos de este tipo, va sustituyendo de a poco los métodos tradicionales de selección de personal, al menos en el ámbito de la programación.

La ICPC otorga 12 medallas. Lo más cerca que llegó a estar un equipo argentino fue en el puesto dieciocho. Si bien consideran que entrar al grupo de esos doce sería “grandioso, se compite contra universidades que tienen un gran poderío: China, Rusia, Estados Unidos, Japón y Polonia”. Estos equipos llegan con un nivel de excelencia moldeado por mayores presupuestos, tradiciones ya establecidas y un nivel de competitivo mayor.

Las expectativas del team Gracias Demetrio son ambiciosas pero realistas. Saben que hay ciertos equipos contra las que será difícil competir, tanto a nivel mundial como latinoamericano: “nuestro objetivo sería alcanzar el título de Campeón Sudamericano, solo unos pocos equipos han quedado arriba nuestro en el scoreboard” señala Martín, saboreando una especie de revancha por el cuarto puesto alcanzado en la instancia anterior. Pero también en el espacio sudamericano se juega fuerte. Estarán presentes la UBA, la Universidad Federal de Pernambuco, la Universidad de la Habana, con equipos de más experiencia que ya van por su segunda y última participación en la ICPC.

Gracias por el mate

En aquella primera competencia de septiembre del año pasado donde FAMAF finalmente fue sede, tal vez el primer paso de este periplo que finalizará en Rapid City el próximo 20 de mayo, la participación del equipo que se llamaba Luke, soy tu viejo estuvo en vilo. A pocas horas del comienzo de la competencia faltaba la autorización de un docente que permitiera formalmente la utilización del Laboratorio de Computación, cuando providencialmente la predisposición de Demetrio Vilela, docente Algoritmos y Estructura de Datos I, se hizo presente. Gracias a ese gesto, la competencia pudo realizarse. El Licenciado Vilela también se ocupó de que durante las cinco horas que duró el desafío no les faltara agua para el mate porque como dice Matías “el mate para nosotros, mientras competimos, es combustible”. Por eso, el nombre del equipo cambió a Gracias Demetrio.

Lic. Mariano Barsotti